911 44 83 00
 694 451 557
LA PALABRA EN EL CUERPO
 

~~Duración: del 17 de Abril - al 30 Junio 2017
Lugar: Teatro de Rueda Hansradtheater
Dirección: C/ Jaime Hermida, 16 (MADRID) - Metro Ciudad Lineal
Grupos dos opciones:
- Sábados de 11,00 a 14'00 h. / 90 euros mes / 200 trimestre
- L y X de 19'00 a 21'00 h. / 120 euros mes / 270 trimestre
A quién va dirigido: A todo aquél que desee investigar a través del cuerpo la palabra de algún autor. Trabajaremos con monólogos, soliloquios o poemas. Textos que nos lleguen por algún motivo. Te invitamos a buscar aquél monólogo con el que alguna vez te identificaste pero nunca te atreviste a hacerlo tuyo.
Requisitos necesarios: Ilusión, Implicación, Compromiso, Confianza y Trabajo.
Edad: La necesaria para tener los requisitos detallados.
- Para participar en el taller hay que pasar una entrevista previa, concertar cita en el teléfono 694 451 557 / www.teatroderueda.com

- El taller terminará con una puesta en escena de los trabajos desarrollados. El objetivo de esta muestra no es otro que el de compartir con público lo que cada alumno/actor desea expresar con su monólogo, es decir compartir el proceso.

La palabra en el cuerpo:

ACTOR: es el vínculo vivo y presente entre el texto del autor, las directrices interpretativas del director y el espectador. Es ante todo una presencia física en el escenario, que mantiene verdaderas relaciones "cuerpo a cuerpo" con el público, que es invitado a captar la dimensión inmediatamente palpable y carnal, pero también efímera e inaprensible, de su aparición. El actor, está como "habitado" y metamorfoseado por otra persona; ya no es el mismo, sino una fuerza que lo impulsa a actuar con las características de otro: he aquí el mito romántico del actor de "derecho divino", para quien no existen fronteras entre el escenario y la vida.

La palabra del autor termina tomando forma en el cuerpo del actor. Pero el primer paso es hacer un análisis minucioso del texto que será nuestro punto de partida. Este estudio analítico es un trabajo de mesa dónde el actor estudia mentalmente cada palabra, la memoriza y a través del conjunto de la obra consigue:  construir el personaje, crear el lugar de la acción, entender las circunstancias, etc. En definitiva desmenuzar el texto para poder hacerlo suyo, defenderlo y empatizar con el personaje, por lejano y ajeno que nos parezca. Este trabajo es muy racional. Pero es sólo el principio de la aventura. Una vez realizado este primer paso, aparece un gran enigma para el actor: ¿cómo paso toda esta información al cuerpo? ¿Cómo convierto este estudio "racional" en una "fuerza orgánica"? Cómo trabajar desde la verdad y dejarme fluir en escena? En definitiva, como poner La palabra en el cuerpo.

El cuerpo del actor es vulnerable a sus emociones, circunstancias, estado de ánimo, salud... es decir ¡a su vida! Pero toda esta "información" que llevamos "puesta" puede molestar al personaje que deseamos dar vida; por otro lado, nuestra "vida" puede haber dejado algún bloqueo en nuestro cuerpo y en consecuencia no deja fluir la energía libremente. Estos bloqueos, pueden hacer que el trabajo actoral no fluya hacia fuera, quede dentro del actor "como un nudo" y encuentre una gran dificultad para que el público pueda ver y entender lo que sucede dentro de él. Y, por otro lado, quizás nuestro personaje tenga una vida que nosotros no hemos conocido, muy ajena a lo que hemos vivido. ¿Cómo poner mi cuerpo a disposición de la palabra y del personaje?. Es sencillo y complejo a la vez, pues  lleva tiempo de entrenamiento y aprendizaje. Pero insisto, sencillo al alcance de todos, pero complejo necesitamos tiempo.

En el taller trabajaremos: 
- Aprender a respirar.
- Relajación activa. Relajar tensiones y buscar el motivo de las mismas.
- Llenar el cuerpo de energía. No olvidar que el actor en escena es una proyección de energía constante.
- Conocer las emociones. Familiarizarnos con ellas y no juzgarlas
- Desbloqueo del cuerpo a través del movimiento. Dónde se sitúan las emociones y liberarlas con el movimiento.
- Abrir el cuerpo a lo sensorial. Trabajar cada sentido, abrirnos a la percepción de todo lo que ocurre dentro y fuera de nosotros a través de los sentidos.
- Viaje emocional a través de los sentidos.
- Emprender la aventura de buscar nuevos sonidos, nuevos registros. Ponerle sonido, voz a las emociones y a las sensaciones.
- Sincronizar la voz al cuerpo de forma natural.
- Trabajo con la voz: buscar una voz que envuelve y llega al espectador no sólo por el oído sino a través de la piel: le acaricia, eriza, encoge, seduce, etc. Dejaremos fluir la voz libremente por nuestro cuerpo para que conecte con él y se transforme en una vibración capaz de estremecer.
- Buscar una voz con proyección. Aprenderemos a utilizar los distintos resonadores así como el diafragma.
- El diafragma: el músculo de la emoción.
- Concepto de trabajo en elenco: el actor crece con el trabajo del compañero, con el público, con las aportaciones del director... Desarrollar la escucha externa.
- Escuchar cada estímulo interno que desea salir durante el trabajo y no bloquearlo ni pasarlo por alto.
- Conseguir un equilibrio entre la escucha interna y externa.
- Realizar un trabajo corporal muy minucioso de "propiocepción" (percepción de nosotros mismos). Conocernos, respetarnos, querernos...
- Potenciar nuestra "naturaleza escénica". Cada actor es único y debe encontrar su esencia, su marca. No hay que imitar, sino buscar nuestra esencia  y descubrir al actor que llevamos dentro.
- Análisis de texto minucioso. Entender cada palabra para poder hacerla nuestra.
La formación actoral fomenta la seguridad en uno mismo, la empatía, desarrollo de criterio propio, la escucha, el respeto, la facilidad para exponer y hablar en público. Es decir la formación actoral nos hace crecer como personas, es un lujo al alcance de todos.
¡Teatralízate y crece! ¡Te esperamos!

+ informacion